NEREA E IKER

En un principio, la sesión iba a ser con Nerea y su hermano Iker. Luego llegó una amiguita, Lidia, y luego otra, Marina. Comieron galletas de verdad y piruletas de mentira, se pusieron unas gafas chulísimas, cogieron setas, volaron globos, corrieron, saltaron, rieron y algunas lloraron (pobre Lidia), pero poco. Conocieron un perro… Menuda tarde. Una pena que no saliera el sol. Por eso al procesar la imágenes, decidí darles un acabado diferente. Me encantan los colores y la saturación resultantes. A veces las dificultades hacen que se tenga que tomar otro camino que luego resulta, cuanto menos, interesante. Aqui os dejo algunas de las fotos que salieron.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Me encanta la narutalidad de los niños. Basta con darles un par de elementos para que dejen volar su imaginación y ofrezcan un maravilloso catálogo de imágenes como las que has conseguido.
    Bravo!

Deja una respuesta